PSICOLOGÍA INFANTIL

 

El objetivo será ayudar a los niños que experimentan dificultades con sus emociones y comportamientos; suprimir, modificar o paliar los síntomas existentes, intervenir en las pautas distorsionadas de conducta y promover el crecimiento y desarrollo positivo de la personalidad.

Una parte muy importante de la terapia  será ayudar y orientar a los padres, proporcionarles recursos y herramientas para que ellos puedan ayudar y generar un cambio en sus hijos. 

 

En los casos donde la problemática también esté presente en el colegio, se intervendrá y asesorará a la tutora, coordinadora y psicóloga del centro escolar para que sepan cómo afrontar la situación y poder ayudarnos en nuestra intervención.

Es muy importante que entendamos que, para poder ayudar a los niños, tenemos que trabajar como un sistema y, en muchas ocasiones, el colegio y familia tendrán que estar relacionados para que realmente se consolide el aprendizaje. 

Analizaremos las soluciones que se han puesto en marcha hasta ahora pero no han funcionado y estableceremos un plan estratégico para dotar a los padres de nuevas formas de actuar.

 

  • Para recibir una intervención psicológica infantil: cuando se presenta un problema en el tiempo y los padres tienen la sensación de que no saben cómo gestionar la situación. En niños menores de 10 años, se intenta realizar terapia a través de los padres, sin apenas ver a los niños. Con niños mayores de 10 años se podrá intervenir directamente sobre el niño y también con su familia. 
  • Asesoramiento psicológico: los padres podrán recibir asesoramiento psicológico donde se les proporcionarán pautas que aplicar para poder ayudar a sus hijos a través de las diferentes etapas evolutivas del niño, así como para afrontar las problemáticas habituales, problemas de autoestima, gestión de conflictos…

¿Cúando debes llevar a tu hijo al psicólogo?

 

  • Fobias infantiles
  • Terrores nocturnos
  • Miedos y ansiedad infantil
  • Fobia escolar
  • Bullying o acoso escolar
  • Eneuresis (imposibilidad de controlar los esfínteres) y encorpresis (imposibilidad de control del esfínter fecal)
  • Celos patológicos entre hermanos
  • Problemas de conducta: conducta negativista y conducta opositiva o desafiante
  • Traumas o trastorno por estrés postraumático
  • Trastornos del aprendizaje
  • Duelo
  • Intervención en TDA y TDAH en niños
  • Dificultad de relación con los miembros de la familia
  • Mutismo selectivo
  • Separación o divorcio

¿Cuándo es suficiente un problema como para ir a un Psicólogo?

Es muy importante tener en cuenta que todos, en algún momento de nuestra vida, pasamos por determinadas situaciones que nos hacen sentir mal. El dolor es parte de la vida, pero en ocasiones, el sufrimiento, la ansiedad o el agobio, son tan intensos que provocan un profundo malestar e incluso afectan a nuestro desempeño cotidiano. 

El problema es suficiente siempre que el malestar que te produce no te permita disfrutar de tu vida con normalidad, te prestaremos nuestro apoyo en situaciones en las que, sin que llegue a darse una patología, necesites ayuda para superar un momento difícil (problemas familiares, de pareja o laborales, relaciones sociales, autoestima…).

 

Si haces lo mismo que siempre has hecho,
obtendrás lo mismo que has obtenido
SUBIR